facebooktwitter

Usted está aquí:Inicio > Paolo Cella - Esperanza Racinguista
Paolo Cella

Paolo Cella

Paolo Cella - Periodista, editor en Esperanza Racinguista - Socio de Racing

Martes, 24 Octubre 2023 23:39

Un triunfo impostergable

Racing le ganó 2 a 1 a Boca por la 10ma fecha de la Copa de la Liga con goles de Emiliano Vecchio y Leonardo Sigali en el último minuto. Miguel Merentiel había empatado en el descuento. El equipo de la dupla volvió a jugar con ataduras, espeso y sin soluciones defensivas y ofensivas. La  formación alternativa de la visita fue un escollo más para la Academia, que no encuentra fluidez en el juego pero sacó adelante un partido que se destrabó recién sobre el cierre. Que este triunfo no postergue lo que Blanco y compañía deben resolver de inmediato: la contratación de un entrenador para un plantel apagado, que precisa nuevos estímulos.


 

Por reiterativo que sea no deja de ser actual, a Racing hay que esperarlo y jugarle aposando a las pérdidas, buscando los espacios entre Piovi y Rojas. Con los vestigios y condicionamientos del ciclo Gago aún vigentes, la dupla Grazzini – Videla no asume cambios y entiende que así está bien predispuesto el equipo. La formación elegida evidencia los desajustes defensivos que son nutritivos para cada rival que lo enfrenta. Boca no fue eficaz de arranque sino la tarde hubiera comenzado compleja.

De arranque nomás, al cajón detrás de Rojas y Piovi, con alguna diagonal que estire a la defensa y lanzar su ataque, Boca puso a Darío Benedetto de cara al gol. El cabezazo elevado perdonó la estabilidad emocional del equipo. Racing transita caminos que quedaron preestablecidos del ciclo saliente. Pero esa búsqueda por sumar pases, juntar gente por dentro y esperar a que aparezcan los espacios se trasformó en una conducción sin resolución.

Mientas Racing tuvo que juntar más de dos o tres secuencias largas de pases para poder poner a Roger Martínez de cara al gol, Boca con dos pases reventó el travesaño. Y si hubiera tenido terminaciones más precisas quizás hubiera sometido más a Gabriel Arias. Del otro lado, errático Quintero a pesar de su intención de participar, estático Roger y sin desbordes por afuera, atacar el arco de Sergio Romero era una aventura.

El segundo tiempo no modificó demasiado los pasos de cada uno. Algo más exigido Racing por la localía y sus antecedentes inmediatos, empujó pero no jugó bien. El cambio de dibujo con Quintero detrás de Roge y Baltasar junto a Gómez por las bandas, centralizó a Nardoni y Moreno. La variante dispuesta para este partido no sufrió cambios en el complemento y el equipo siguió lejos de encontrar respuestas futbolísticas.

El ingreso de Vecchio por Quintero fue nominal. Lo mismo sucedió cuando saltaron al campo Ojeda y Almendra por Gómez y Rodríguez. La ruptura del juego se dio con ese gol de Vecchio a casi 20 minutos del cierre. Atormentado por la falta de resultados el equipo retrocedió y dejó de atacar. La dupla apeló al instinto de supervivencia con dos cambios para bloquear los caminos que Boca encontraba por izquierda con Saracchi. Pillud y Colombo por Roger y Moreno, a cuatro del cierre, pretendía bajarle la persiana al duelo.

Había avisado Fernández con su tiro al palo tras un centro del lateral uruguayo. Una mala salida del fondo, otro envío del lateral entre Arias y Sigali y la falta de comunicación fue capturada por Merentiel para empatarlo a los 92 minutos. La pesadumbre, los fantasmas y el mal humor se hicieron notar pero duró cuatro minutos. El centro de Vecchio cayó en el corazón del área donde emergió Sigali, justo él, para poner el 2 a 1 en el minuto 96-

Racing ganó un partido que no pudo dominar plenamente. Continúa atormentado por la salida de un entrenador que puertas adentro todos querían pero no pudieron respaldar con resultados. Es hora de que Víctor Blanco contrate un entrenador que pueda darle estímulos y herramientas futbolísticas a un plantel que todavía juega con el chip de Gago.

Paolo Cella

@EspeRacinguista

@Paolo_Cella

Jueves, 19 Octubre 2023 23:09

No levanta cabeza

Sarmiento y Racing igualaron 1 a 1 en Junín por la fecha 9 de la Copa de la Liga con goles de Guido Mainero y Balthasar Rodríguez. Con más argumentos en el complemento tras una opaca y deslucida actuación en el comienzo, el equipo de la dupla rescató un punto cuando todo parecía desolación. Adeuda fútbol este equipo que está afuera de las competencias internacionales de 2024 a la espera de que Víctor Blanco se decida a traer un entrenador. Mientras tanto, vamos viendo.


 

Los partidos que juegan Racing tienen un formato muy parecido. Durante todo el ciclo de Fernando Gago y este interinato con extensión indefinida de Grazzini y Videla, los rivales le dan campo y pelota  a la Academia. El sentido de esta ofrenda es atacar los espacios que deja el equipo a espaldas de su última línea o capturar alguna pérdida en zona baja para lanzar una salida rápida de contra. Todos toman nota de esto pero el estilo que entrenadores y futbolistas prefieren no se altera.

Desde que comenzó el partido Sarmiento hizo esto que advertimos, replegando líneas cerca de Devecchi, dejando que Racing maneje la pelota con los centrales y sostener el orden hasta encontrar una ventana de escape. Para colmo el manejo de pelota del equipo que dirige la dupla es espeso, sin aceleración y con tanto anuncio que sólo hay que mantener la aplicación táctica para aguardar una oportunidad.

Antes de la expulsión de Ojeda a los 30 minutos del primer tiempo, y luego de ella, Sarmiento tuvo dos opciones claras de gol con esa ejecución del plan antes descripta. Un ingreso de Marinelli por derecha que tenía a Fontana por dentro para definir pero prefirió su remate. Y luego el gol de Mainero, previa  asistencia de Fontana, que ingresó a espaldas de Colombo. Goles repetidos, ataques similares de los rivales y nula corrección de defectos por parte de Racing.

Con la pelota en los pies el equipo fue insulso. Posesiones largas, con movimientos anunciados y girar la pelota de lado a lado sin romper líneas. Las pocas apariciones de Quintero son el único momento de lucidez pero se pierden en resoluciones fallidas. Apenas dos remates de Almendra por encima del horizontal y uno de Moreno desviado suenan a poco. Sarmiento estuvo cómodo con 11 y 10 futbolistas en este primer tiempo.

El segundo tiempo profundizó las posturas de uno y otro. Sarmiento con diez futbolistas se replegó más cerca de Devecchi y ya no intentó siquiera alguna contra. Racing puso sus marcadores centrales en campo rival, colocó gente adentro del área pero no pudo encontrar caminos al arco local con claridad. Un par de ingresos de Hauche por derecha que no encontraron  destino de gol y nada más.

La realidad es que Racing generó peligro sólo con remates de media  distancia. Sarmiento juntó a sus nueve futbolistas de campo dentro de su área y dejó que el equipo de la dupla tuviera que mover la pelota de un lado a otro. Así era de media distancia el único camino viable para llegar hasta el gol. Remataron Piovi, Gómez y Quintero entre otros, pero fue Balthasar Rodríguez a los 47 el que estampó la igualdad.

Racing, sus futbolistas, Blanco y Capria en realidad, no asumen aún la salida de Gago. Juega igual, con los mismos defectos que lo estacionaron en una zona inestable. Afuera de los puestos de cuartos de final en esta copa doméstica y también excluido de las copas internacionales de 2024. Si nos guiamos por las palabras del asesor deportivo, no hay de qué preocuparse. Hace 20 días el club no tiene entrenador y el Presidente ha decidido ir partido a partido. En Racing está todo bien, somos demasiado exigentes.

Paolo Cella

@EspeRacinguista

@Paolo_Cella

Domingo, 08 Octubre 2023 23:00

Se hunde sin respuestas

Racing perdió 2 a 1 frente a Platense por la octava fecha de la Copa de la Liga con goles de Nicolás Castro de penal y Ronaldo Martínez. Para la Academia descontó Balthasar Rodríguez. El primer equipo lo dirigió la dupla conformada por Sebastián Grazzini y Ezequiel Videla a la espera de que Víctor Blanco tome una decisión respecto del futuro entrenador. La derrota, segunda consecutiva como local y en el torneo, generó otro clima de reclamos en el estadio. Veremos si alguien toma nota del malestar o nada cambia.


 

Poco se les puede reclamar a un par de entrenadores interinos que saben mejor que nadie la duración de su estadía al frente del primer equipo. Grazzini y Videla casi que no tocaron nada respecto a los nombres y sistemas que Fernando Gago utilizó. La variante fue regresar a la línea de cuatro defensores, tres medios y tres puntas, con la inclusión de Ojeda como extremo izquierdo y Gómez completando la mitad de la cancha con Moreno y Nardoni.

Como si estuviera predeterminado todavía por las ideas de Gago, el equipo replicó movimientos de juego que lo estancaron en su recorrido. Espeso  y sin cambio de ritmo, Platense intuyó cual sería el modelo elegido por la dupla y sus futbolistas. El Calamar esperó, pasó  algún sobresalto sin mayores consecuencias y encontró esa ventana de oportunidades que los equipos frágiles de ánimo y estructura como Racing suelen ofrecer. De penal, promediando el primer tiempo, Nicolás Castro abrió el marcador.

Si había un escenario desfavorable para un equipo que agotó todos los resortes de confianza que la gente pudiera tenerle, era este. Desbordes sin terminaciones, toques en la puerta del área sin perforar la defensa rival y esas conducciones espesas que hunden al equipo en traslados interminables, con la comodidad para que Platense se defienda en pocos metros. Salvo un remate de Jonathan Gómez, jamás el equipo puso en peligro la ventaja visitante.

Los cambios de Rubio y Hauche por Martirena y Ojeda fueron nominales. Los problemas del equipo siguieron latentes. Quintero atrapado en su falta de influencia, los centrales pasándose la pelota casi todo el partido sin desmarques de compañeros y un rival que no estuvo incómodo en esa postura de seguir esperando.  Maximizado con ese segundo golpe que significó el gol de Martínez a los 10 minutos del segundo tiempo.

El desarrollo de los minutos restantes fue tedioso. No sólo porque el equipo no pudo encontrar respuestas futbolísticas. Anímicamente atraviesa un tobogán que no tiene un final cercano. La ubicación en la tabla invitaba a imaginar una vuelta de página inmediata, pero el plantel parece envuelto en un duelo ante la salida de un entrenador por el cual dieron señales de apoyo. La dupla no tenía mucho margen de maniobra si además de las cuestiones técnicas y tácticas hay un componente emocional que condiciona.

El descuento de Rodríguez maquilló el marcador pero no alcanzó para la remontada. El equipo jugó todo el segundo tiempo frente a Platense, el resultado adverso y el enojo de su gente, que cansada de tantos golpes castigó con silbidos las intervenciones fallidas de varios futbolistas.

 

Blanco no tiene margen de maniobra para especular con el tiempo. Es de carácter inmediato que tome la decisión de contratar un entrenador. Hoy el equipo está afuera de todas las copas internacionales de 2024 y pende de un hilo su puesto entre los primeros cuatro que avanzarán a los cuartos de final de la Copa de la Liga.

Paolo Cella

@EspeRacinguista

@Paolo_Cella

Lunes, 02 Octubre 2023 15:00

La derrota es el menor de los problemas

El clima durante el partido y sobre todo al final precipitó una decisión que nació del propio entrenador. Acorralado por la opinión pública Racinguista, Fernando Gago renunció tras la caída en el clásico. Sin embargo, perder este partido es el menor de los problemas que tiene hoy en día Racing. El club padece los síntomas de un clima de época, donde aquellos que conducen no tienen la sensibilidad ni el tacto para comprender demandas del socio. No son apenas un puñado los disconformes. La burbuja puede abstraerlos un tiempo pero cuando explota no hay contención y la realidad salpica a todos.


 

No vamos a realizar un análisis del clima social que impera en la Argentina, en las calle o en los hogares, donde las necesidades alimentan un malestar que nadie del ámbito político parece percibir, ocupados en sus miserias de supervivencia, encerrados en discusiones que postergan lo importante. Pero bien podría haberle servido como llamado de atención a los dirigentes de los clubes que, en mayor o menor medida, tienen bajo su responsabilidad la conducción de instituciones que movilizan millones de personas. En este caso con un componente adicional, la pasión. Y el fútbol, lo más importante de lo menos importante, no está ajeno a reclamos de cambio.

Fernando Gago estuvo casi dos años al frente del equipo. Si bien nunca logró perforar esa barrera afectiva entre su personalidad y el público, tuvo durante su estadía adeptos a su trabajo. El primer semestre de 2022 habrá sido acaso su punto más alto en cuanto a picos de rendimiento, pero la falta de resolución en escenarios claves de cada temporada, la conformación de planteles sin recambio que estuviera a la altura y los caprichos, porque no hay otro calificativo que les valga, con determinadas decisiones, se convirtieron en una mochila muy pesada de cargar. La derrota del sábado fue el punto de no retorno.

Pero Gago tomó la decisión que Blanco y sus pares no querían o no se animaban a tomar. Un ciclo que debió interrumpirse a tiempo, en dos estaciones claves: pos Liga 2022, luego del episodio Galván ante River; o a mitad de este año, cuando el equipo terminó  12° a 25 puntos de River. Incluso estaban a tiempo porque había finalizado la fase de grupos de la Copa Libertadores. Encerrados en su discurso de proyecto y previsibilidad, sin tomar nota de todas las caídas acumuladas y habiendo recaudado en ventas como nunca en la historia de Racing para dar el salto en serio, Blanco, Capria y quienes conforman la comisión directiva se estacionaron en la comodidad.

Esta derrota en el clásico es el menor de los problemas que tiene Racing como club. La realidad indica que este clima que el sábado se vivió en la cancha responde a la falta de cercanía de Blanco y compañía con los reclamos y necesidades del socio e hincha. Con la premisa de cuidar la economía Blanco construyó una imagen de Presidente austero, difícil de sacarle dinero e incluso puertas adentro acusado de amarrete. Nada más alejado de la realidad. El club gastó muchísimo dinero en futbolistas que no debía. Lo gastó mal comprando pases o trayendo a préstamo con contratos que se cortaban antes de tiempo por falta de rendimiento.

La mayor cuestión por resolver que tiene Racing por delante es institucional. Y la solución la tienen que encontrar los mismos que nos posicionaron en este estado de desgaste y enojo. Fue su estado de conformismo el  que aletargó la toma de decisiones, la búsqueda de dar el salto, las ganas de crecer  en serio. Haberle puesto el saco de Juan José Pizzuti a Fernando Gago es la pintura perfecta para describir todo esto que estamos contando.

Antes del clásico la cuenta oficial de Racing posteó en cada una de las redes sociales una nota celebrando los 10 años de gestión de Víctor Blanco como Presidente. Si necesitan un ejemplo más de cómo una dirigencia política puede estar más alejada del clima de época que atraviesa su club, aquí tienen una muestra.

Se pusieron por encima del acontecimiento que se venía. Para adularse a sí mismos, desoyendo los reclamos de crecimiento deportivo. Sin dejar de lado los aspectos positivos de una gestión que no supo cómo dar el salto cualitativo, no era el momento, ni el día. Pero cuando uno está alejado del sentir popular, es muy complejo interpretar la realidad más allá de su propio ombligo.

El problema mayor es que son estos mismos, al menos hasta diciembre de 2024, los que tienen el poder de decisión.

Perder el clásico hoy es el menor de los problemas.

Paolo Cella

@EspeRacinguista

@Paolo_Cella

Domingo, 01 Octubre 2023 00:25

Un desconcierto absoluto

Racing cayó derrotado por 2 a 0 en el clásico de Avellaneda por la fecha 7 de la Copa de la Liga. Los goles fueron anotados por Alexis Canelo y Braian Martínez de penal sobre el cierre del partido. La caída significó el final del ciclo de Fernando Gago como entrenador de la Academia a casi dos años de haber asumido en el cargo. Falló en cada episodio trascendental de su estadía y para colmo los defectos evidentes nunca fueron corregidos. La tozudez pudo más y así se reflejó en el juego de esta tarde, defendiendo mal, jugando peor y sin encontrarle rumbo al destino. El peso de las caídas pudo más que cualquier intento de proyecto. Sin resultados no se sostiene nada.


 

Que Racing defiende mal es algo evidente y perceptible. Todos y cada uno de los rivales que enfrentó a la Academia sabía cuál era el plan de juego. Esperar un error o bien atacar las espaldas de Gabriel Rojas o Gonzalo Piovi. La visita se encontró a los cuatro minutos con el primer error y facturó con esa corrida de Braian Martínez y la asistencia para Alexis Canelo. De arranque nomás se plasmó lo que cualquier futbolero notaba, al Racing de Gago hay que esperarlo ordenado y lastimarlo de contra.

De ahí en adelante la tendencia que iba a tener el partido se potenció. Con la extraña decisión de jugar sólo con Roger Martínez de atacante, esta vez el ahora ex entrenador de Racing quiso sorprender con la inclusión de Nicolás Oroz de extremo en lugar de Agustín Ojeda. Estas cuestiones también sumaron en la lista de reclamos para un entrenador que nunca repitió un equipo. Por elección propia o lesiones que condicionaron, siempre hubo sorpresas en el once inicial.

Con esta formación el juego por las bandas se tornaba imprescindible. Martirena y Rojas desbordaban pero por dentro faltaba gente que poblara el área. Volver a empezar era un constante. El equipo no exigió a Rey en ningún momento. Tuvo tanto la pelota que el equipo de Carlos Tévez estuvo cómodo en su postura de esperar y replegar para atacar los espacios que Racing dejaba en búsqueda de empatar. Marcar en ataque se debería trabajar pero eso en el ciclo Gago nunca se corrigió.

Pudo aumentar la ventaja el visitante en esa corrida de Martínez que resolvió ancho ante la salida de Arias. Esa jugada nace en una pelota que Aníbal Moreno en lugar de dejar salir al córner mantuvo en cancha. Era tal el apuro y el desconcierto que los de Tévez tenían chanches sin quererlo prácticamente. Un equipo adelantado, sin coberturas para las potenciales pérdidas y sin ideas para poner gente de cara al gol. Lo peor del ciclo Gago el día menos indicado.

Gago podría haber hecho cinco cambios para el complemento. Pero optó por dos de arranque: Almendra y Romero por Piovi y Quintero. El central jugó su peor partido y el colombiano no le aportó juego al equipo. Con los ingresos de aquellos futbolistas citados, el equipo pasó a jugar 1-4-4-2, con Oroz y Almendra en los costados y Moreno en el centro junto a Nardoni.  Si antes la visita estaba cómoda, con este formato táctico Racing perdió todo tipo de ideas.

La búsqueda era por inercia, moviendo la pelota de un lado a otro pero sin poder perforar el sistema rival, con pases laterales y sin poner la pelota adentro del área. El ingreso de Hauche por Martirena para sumar más gente adelante terminó por obstaculizar todos los caminos a Rey. La falta de ideas ya era total y el penal del final terminó por decantar lo que se preveía de inicio. Un equipo que repitió patrones de juego sin corregir, se entregó a la tozudez de su entrenador  y cayó en el clásico para coronar una serie de derrotas en escenarios clave, que lo condenaron y postergaron tantas veces.

El fin de ciclo se precipitó. Gago ya no es más el entrenador de Racing.

A 10 años del comienzo de la gestión de Víctor Blanco, anunciado en redes sociales en la previa del partido, menudo problema se creó el Presidente por encerrarse en su microclima.

Paolo Cella

@EspeRacinguista

@Paolo_Cella

Lunes, 25 Septiembre 2023 21:07

Sin juego

Godoy Cruz y Racing empataron 1 a 1 en el estadio Malvinas Argentinas de Mendoza por la fecha 6 de la Copa de la Liga. Es complejo entender a esta altura porque el equipo de Fernando Gago no corrige defectos defensivos tan notables, que lo  exponen sin importar el rival que esté en frente. El Tomba tuvo siempre el control del juego, la Academia jugó mal otra vez. Tadeo Allende abrió la cuenta para el local, lo empató en el descuento Roger Martínez. Es lo que hay. Pedir soluciones a esta altura es casi un imposible. Este equipo juega al límite siempre.


 

El primer tiempo en Mendoza fue bastante malo pero dentro de esa chatura futbolística el equipo mendocino encontraba espacios para controlar el juego. Fernando Gago volvió a cambiar futbolistas, como ya es costumbre, y así parece complejo que una formación encuentre estabilidad en su rendimiento. A las novedades de Kozlovsky y Rubio en el fondo, por Sigali y Colombo preservados de cara al clásico, se sumó la de Ojeda por Hauche en ofensiva.

El equipo de Oldrá recostó a López Muñoz y Allende en la zona que todos detectan como la más vulnerable de Racing, el espacio entre Piovi y Rojas. No importa si los de Gago presentan línea de tres centrales o cuatro en el fondo, cualquiera sea la disposición táctica la Academia sufre defensivamente con esa zona izquierda como punto de partida. La zona media también es de tránsito fluido para los rivales. La dupla Nardoni – Gómez no contiene y si el equipo no achica líneas los espacios verdes se convierten en estancias para los rivales.

Con la pelota en los pies para colmo el equipo no tuvo una tarde acertada. Amagó al comienzo con la altura de Martirena y Rojas posicionarse alto pero fue perdiendo peso. Encima Juanfer Quintero juega estacionado en la derecha y no participó del circuito de juego. Así las cosas, Roger y Ojeda quedaban aislados del resto, con el colombiano descendiendo para tomar contacto con la pelota pero a kilómetros de Rodríguez.

El Tomba lo tuvo dos veces para abrir el marcador. Un remate de López Muñoz que desvío Arias y ese cabezazo de Conechny entrando sólo en el corazón del área que se fue por encima del horizontal. Nula reacción defensiva de la Academia que no contenía en el medio y encima en la pelota parada sigue dando ventajas.

Para el complemento Gago mandó a Almendra por Rubio para volver al esquema más habitual, de cuatro defensores, tres volantes  y tres puntas. Pero siete minutos le bastaron al Tomba para ubicar el espacio entre Piovi  y Rojas. Un pase largo sin sentido del central ex Colón fue al pecho de Arce, el lateral buscó a Allende ahí donde todos le hacen daño a Racing y con un amague previo dejó pagando al zaguero para definir al palo derecho de Arias.

De ahí en adelante a Racing se le bloqueó aún más la capacidad de encontrar juego y espacio para llegar hasta Rodriguez. Fueron un par de apoyos de Roger los que le permitieron llegar con peligro, con un remate de Rojas y algunas búsquedas que no terminaban de ser profundas. El entrenador comenzó a mandar gente de mitad de cancha en adelante, como Oroz, Romero y Hauche, dejando a los centrales mano a mano contra el punta local.

Expuesto y con ventaja por la expulsión de Galdames siguió empujando, no jugando. A este equipo le falta frescura para jugar. Tiene movimientos anunciados y se repite por momentos en elegir caminos congestionados por la zona central, sin apertura por las bandas. Lo empató a los 91 con ese remate de Roger que entró casi sin querer. Y por un pie adelantado de Hauche no lo ganó.

Racing sigue jugando mal como casi todo este 2023. Ya no sorprende lo mal y lejos de Arias que defiende. Es una elección del entrenador y no parece haber ya intenciones de corregirlo. Cualquier rival le genera a la Academia una cantidad de situaciones de gol que quizás ante otro rival son menos. Este juego tiene dos facetas claras, atacar y defender. Gago parece haber obviado la segunda.

Ah, perdió la chance de recortarle puntos a los equipos que estarían hoy clasificando a la próxima Copa Libertadores.

Paolo Cella

@EspeRacinguista

@Paolo_Cella

 

Opinión

Otra vez al ruedo

Opina:

Esta tarde Racing comienza a desandar el camino del segundo semestre. La etapa de definiciones ya está más cerca en el horizonte. Con tres caras nuevas, un pretemporada atípica porque se dio en el inicio de un campeonato y algunas…

Próximo Partido

Fecha 6

Equipo 1


Sábado, 20 Julio 2024

17hs


Árbitro: Pablo Dovalo

TV: YouTube: Esperanza Racinguista

Torneo: Liga Profesional de Fútbol

Equipo 2

Último Partido

La peor versión de Racing
Torneo: Liga Profesional

Equipo 1
Equipo 2

Último Programa

Tabla de Posiciones

                       LIGA PROFESIONAL 2024

# Equipo Pts PJ PG PE PP GF GC DIF
1 Talleres (C) 13 5 4 1 0 11 4 +7
2 Huracan 13 5 4 1 0 8 2 +6
3 Union 13 5 4 1 0 7 2 +5
4 Racing Club 10 5 3 1 1 12 6 +6
5 Gimnasia (LP) 10 5 3 1 1 10 5 +5
6 Instituto 10 5 3 1 1 7 4 +3
7 River Plate 9 5 3 0 2 9 4 +5
8 Argentinos 9 5 3 0 2 6 7 -1
9 Lanus 8 5 2 2 1 6 5 +1
10 Belgrano 8 5 2 2 1 8 9 -1
11 Boca Juniors 7 5 2 1 2 5 4 +1
12 Sarmiento (J) 7 5 2 1 2 5 4 +1
13 Ind Rivadavia 7 5 2 1 2 3 2 +1
14 Estudiantes (LP) 7 5 2 1 2 5 5 0
15 Rosario Central 6 5 1 3 1 7 6 +1
16 Atl Tucuman 6 5 1 3 1 4 5 -1
17 Independiente 6 5 1 3 1 4 5 -1
18 Newells 6 5 2 0 3 3 5 -2
19 Riestra 6 5 2 0 3 3 5 -2
20 Velez 5 5 1 2 2 4 6 -2
21 Platense 5 5 1 2 2 3 5 -2
22 Banfield 4 5 1 1 3 4 7 -3
23 Barracas Central 4 5 1 1 3 3 7 -4
24 Def y Justicia 3 5 0 3 2 3 6 -3
25 Tigre 2 5 0 2 3 3 10 -7
26 San Lorenzo 1 4 0 1 3 2 5 -3
27 Godoy Cruz* 0 4 0 3 1 2 3 -1
28 Central Cba (SdE) 0 5 0 0 5 6 15 -9

Compartir