facebooktwitter

VTEM Banners
VTEM Banners
VTEM Banners
VTEM Banners

Difícil digerir este papelón

Sábado, 05 Junio 2021 22:22 Escrito por

Hay muchas maneras de perder una final aun siendo superado por el rival, pero ninguna despertará tanta vergüenza como la que sucedió en San Juan ante Colón. Racing caminó la cancha en el estadio del Bicentenario y eso es imposible de digerir. Pero sería también injusto desconocer que este equipo llegó a la final sin más atributos que sostener el cero y depender de alguna corrida de sus delanteros. Creer que un par de partidos aceptables o buenos son suficientes es tapar el sol con la mano.


 

En todo el semestre fue difícil ver a jugar a Racing. El equipo nunca tuvo atributos colectivos suficientes para descifrar a que juega. Apenas una racha de partidos sobre el final invitaron a creer que se estaba encaminando algo. Desde la solidez defensiva comenzó perfilar un once titular y los resultados lo empujaron hacia la etapa de definición. Pero jamás tomó ese combustible para crecer colectivamente. Pareció aferrarse a esa idea de apostar al cero y estirar los partidos.

Claro que tuvo méritos para llegar a la final de la Copa de la Liga. Pero fue cada vez que tuvo el agua al cuello. Como si precisara aflorar su instinto de supervivencia, tomó impulso ante Colón y San Lorenzo en fase regular para seguir con vida. Después se acomodó al libreto ante Vélez y Boca para asumirse inferior y jugar como mejor le quedaba. En Liniers tuvo algo más de audacia que ante el Xeneize pero terminó por apostar a las manos de Arias en los penales.

Ante Colón jamás pareció comprender el momento ni el lugar que estaba atravesando. Una final no puede jugarse nunca como lo hizo Racing. El equipo de Pizzi caminó el partido. Desde el arranque se notaron las posturas de uno y otro. Y si bien fueron desarrollos distintos, la Academia dio pena otra vez en una final como ante River. En Santiago del Estero por la Supercopa Argentina fue también una derrota dolorosa que deja heridas difíciles de sanar. El paliativo es la clasificación a los octavos de final de la Copa Libertadores y encima por delante del candidato San Pablo.

Pero todos esos asuntos postergados por los resultados se derrumban ante derrotas tan categóricas. Una final en la que los jugadores de Racing parecieron paralizados. Un entrenador que repitió el equipo como si todos los partidos fueran iguales. Casi como esperando que transcurrieran los 90 minutos y el alargue de ser necesario. Sin ideas y con la dependencia absoluta de alguna corrida de Chancalay o Copettti. Uno intentó, el otro se perdió en esa imagen de lucha y entrega que para un delantero no alcanza. Sirvió para meterse en el equipo pero no le sirve a él.

Este ciclo no tuvo partidos descollantes pero si algunos para destacar por contexto, momento de la competición  o calidad en su desarrollo: San Pablo en Avellaneda, Sporting Cristal en Perú, San Lorenzo y no más. Tres en 25 presentaciones. Algunos destacaran los siete partidos con la valla invicta y está bien. Esa es una parte del juego. Pero se olvidó de la otra. Quedó a merced de voluntades sueltas en el campo o la experiencia de futbolistas que ya no están para más de 60/0 minutos: Piatti o Cvitanich.

Racing dejó pasar otra oportunidad de sumar una estrella. Pero la forma en la que lo hizo derrumba lo poco bueno que se había conseguido. Claro que hay méritos en un equipo finalista porque por algo se llegó hasta allí. Pero perder así, sin patear al arco ni entender el momento es vergonzoso. No hay que tener miedo de ponerle el rótulo a esta derrota en la final: un papelón.

O reaccionan rápido y buscan soluciones urgentes en la pretemporada para que el funcionamiento aparezca o lo que viene dependerá otra vez de la lotería de los penales o los momentos individuales.

PD: No están exentos los dirigentes, pero será material de análisis en otro momento.

Paolo Cella

@EspeRacinguista

@Paolo_Cella

 

Liberado

Miércoles, 19 Mayo 2021 20:37 Escrito por

El ciclo de Juan Antonio Pizzi a tomado un curso impensado hasta hace un mes atrás. De aquella imagen viral tras las rejas del vestuario en Sarandí a esta clasificación anticipada a los octavos de final de la Copa Libertadores. En el medio todas las operaciones posibles para desgastarlo y parte de su responsabilidad en la gestión del equipo. Los resultados acomodaron las cosas y quizás le permitan seguir creciendo, pero no hay que olvidar el turbulento viaje que sufrió Racing. Los humores extremos no pueden moldear la forma de un equipo de fútbol. Aún quedan asuntos por resolver y culpas que asumir, sobre todo de quienes conducen el club.

 


 

El 18 de abril, apenas un mes atrás, la cámara de televisión captó la imagen de Juan Antonio Pizzi detrás de las rejas de una ventana del vestuario visitante de Arsenal de Sarandí. Iban 40 minutos del primer tiempo, la Academia perdía por 2 a 1 ante el peor equipo en los registros (por aquél entonces) del campeonato local. Tras discutir con Fernando Espinoza el árbitro lo expulsó y el entrenador de Racing se marchó al vestuario desde donde observó el final de esa primera etapa y el resto del partido. Su equipo estaba jugando peor que mal y venía dando señales de no querer mejorar ni siquiera en la faceta actitudinal. Las redes sociales, caldo de cultivo de muchas decisiones y trinchera para dar sin mostrar la cara, estallaron en memes alusivos al presente del equipo y esa postal otoñal.
 
Hoy el presente del equipo es otro y los memes en las redes sociales también. Incluso el off the record dirigencial también se apartó de la agenda. Clasificado a los octavos de final de la Copa Libertadores a falta de una fecha y con serias chances de hacerlo como primero en su grupo, Racing ahora tiene por delante la semifinal de la Copa de la Liga ante Boca. Este escenario era solo posible en el convencimiento del cuerpo técnico, los futbolistas y aquellos quienes entienden que los equipos precisan tiempo para empezar a dar respuestas. Racing no brilla, pero en los últimos cinco partidos al menos mostró una postura que no era habitual. Compitió ante rivales que le proponían distintos desafíos y los sacó adelante. Colón, San Pablo dos veces, San Lorenzo y Vélez fueron las unidades de medida que Pizzi y el equipo sortearon favorablemente.
 
Los extremos son moneda corriente en las redes sociales. Pero para aquellos quienes conducen los destinos de un club debería ser un ejercicio cotidiano contenerse ante un traspié y no exagerar en la victoria. Es cierto que este equipo tardó en darle forma a algo parecido a un funcionamiento colectivo y los rendimientos individuales de muchos futbolistas atentaron contra ello. También el entrenador gestionó con errores. Pero fue desleal, como bien dijo Pizzi, el ataque sistemático hacia su trabajo cada vez que el equipo perdía un partido. Por más dolorosa o fea que sea la derrota, nadie merece semejante operativo de acoso y derribo, desgastando para minar la confianza de un técnico, al que eligieron hace menos de cinco meses, para que renuncie.
 
Aun así, habiendo ordenado los números y manteniéndose en los tres frentes activo, al Racing de Pizzi le falta para terminar de ser un equipo confiable. La mayor virtud de este plantel y el cuerpo técnico fue tomar todo lo malo que se decía como combustible para empezar recorrer su camino. Desde el orden defensivo y la eficacia en ataque la Academia pudo trascender los escenarios más conflictivos y está en competencia en cada uno de los torneos que disputa. Si este es el punto de partida todos deberán aportar su granito de arena para no repetir los días tumultuosos de hace poco.
 
Es imprescindible que aquellas personas que manejan el fútbol profesional de Racing prescindan de su necesidad de salir siempre en la foto y entender que el protagonismo es de los futbolistas y el entrenador. La comunicación no puede circular por las vías cloacales del off the record. El asesor Rubén Capria debe asumir su rol con mayor presencia de ser necesario y ser quien hable cuando haga falta. El resto está para gestionar otras áreas. Nadie cuelga el poster de un dirigente. 
 
Ojalá estos eventos acontecidos permitan realizar una autocrítica severa y sincera para poner un manto de serenidad y permitir seguir trabajando con tranquilidad. Habrá momentos de mayor estabilidad o días complejos, el equipo podrá jugar mejor o peor, pero es imprescindible que se dejen de lado los comportamientos egoístas, sobre todo de quienes han quedado expuestos en estos días: los dirigentes. 
 
 
Paolo Cella
 
@EspeRacinguista
 
@Paolo_Cella

Un grito que los expone

Martes, 06 Abril 2021 11:54 Escrito por
Los cuatro triunfos al hilo maquillaron la situación. A Pizzi no lo quieren aquellos quienes lo eligieron. Aunque Ruben Capria lo designó, debió pasar por la aprobación de Blanco y compañía. Godoy Cruz, el mas goleado y a quién mas le llegan, le puso un freno a esa serie de victorias. Y afloraron los viejos resquemores para el entrenador. Un grito desubicado, miradas cruzadas y el papelón. Así anda Racing en tiempos de pandemia y previo al clásico. Los mandas a espiar y tocan timbre. 
 

 
 
Finalizado el primer tiempo en el que Godoy Cruz le ganaba 2 a 0 a Racing el domingo en el Cilindro, se escuchó el grito: "Copetti de 9, ponelo de 9". Ese allegado, privilegiado asistente en tiempos de restricciones, no hizo mas que exponer la matriz de conducción que eligió Víctor Blanco para estos cuatro años de gestión que tiene por delante.Hoy este grito, ayer la irrupción en el vestuario (vedado a jugadores y cuerpo técnico) por otro dirigente y podrían seguir los ejemplos.
 
Este modo de llevar adelante las cosas no es de ahora. Hace unos días salió un podcast de Nicolás Rotnitzky para Big Data Sports sobre los días de Diego Milito y su Secretaría Técnica en Racing. Cómo ese grupo de trabajo encabezado por el ex futbolista de Racing, y en conjunto con el entrenador del fútbol profesional y juvenil, se encargaban de perfilar futbolistas según las características que el club necesitaba. Para el presente y el futuro, previendo lo inmediato y lo no tanto, para achicar el margen de error y no depender del "ojo" de uno o dos dirigentes, algún representante amigo que acerque su cartera de ofertas y tender puentes hacia el futuro, con un club mas previsible, evolutivo.
 
Si ese dirigente o allegado hubiera visto los partidos de Atlético de Rafaela en donde Enzo Copetti hizo dupla con Claudio Bieler, un ex Racing encima, se hubiera percatado de como jugó el actual atacante de la Academia bajo las órdenes de Walter Otta. Eso hacía la Secretaria Técnica, entre otras cosas. Mirar fútbol, de aquí y de allá, de primera ,segunda y tercera división, sudamericanos, etc, para conocer y reunir datos, analizarlos, debatirlos y decidir en función de un rumbo fijado. Pero el camino elegido fue otro. 
 
La Secretaría Técnica no era infalible. Aclarado esto para no herir susceptibilidades, el plan de trabajo trazado era novedoso y puso a Racing un par de pasos adelante en gestión deportiva. La idea era continuar aún sin Milito, quién siempre aclaro esto, para dejarle al club un método poco explorado en estar tierras pero saludable para la estabilidad deportiva y financiera de la institución.
 
La estructura de trabajo era lo sustancial para Racing. Tener mas de un par de ojos o un celular amigo para conducir un proyecto deportivo. A García, Fernández, Jiménez, Blanco, Torres o Chiodini, quién sea, les pasó factura el levitar que da aferrarse a un cargo o sentirse con el derecho a vociferar lo que quieran, desprovistos de la jerarquía que el cargo les da. Todo mientras los socios miran por televisión el festival de La Guardia de Allegados. Esto no es exclusivo de Racing pero aquí nos importa la Academia.
 
Tras años donde los medios y muchos hinchas ponderaron al ex jugador devenido en Secretario Técnico, las miserias asomaron y empezaron a dinamitar el día a día. Esto fue tan evidente que previo al clásico, al ex entrenador Sebastián Beccacece, un dirigente le dijo que no estaba capacitado para dirigir a Racing. Porque no lo eligieron ellos sino Milito.
 
Se sintieron excluidos porque el fútbol profesional no era manejado por ellos, acreedores de los votos, pero que están de paso indefectiblemente. Blanco, equilibrista al extremo, ya no tuvo margen de persuasión y Milito expuso las cartas. El Presidente pudo elegir y lo hizo. Se quedó con la vieja estirpe dirigencial, los dueños del espacio, los que no aceptan voces que fijen rumbos novedosos, mas acordes a los tiempos que corren.
 
Enzo Copetti jugó 65 partidos en Atlético de Rafaela. Conviritó 11 goles entre 2016 y 2020. Esos gritos se reparten entre el torneo de la Primera Nacional (6), Copa Argentina (1) y Copa Santa Fe (4). Tal vez, si hubieran mantenido la estructura de trabajo que tenía la Secretaria Técnica en vez de medirse el tamaño de su ego, se evitarían pasar estos papelones. 
 
Por favor, pónganse las medias del mismo color, no vaya a ser cosa que se peguen a ustedes mismos.
 
Paolo Cella
 
@EspeRacinguista
 
@Paolo_Cella

 

Opinión

Otro año de ver que pasa

Opina:

Eliminado Racing de la Copa Libertadores, se despertaron los reclamos. Otra frustración en el plano continental, durante el período de mayor estabilidad económica y deportiva de los últimos años. Pero sería injusto no reconocer que algunos teníamos la sensación de…

Próximo Partido

Próximo Partido

Equipo 1


Martes, 27 Julio 2021

18:45


Árbitro: Pablo Echeverria

TV: Youtube Esperanza Racinguista

Torneo: Torneo Socios

Equipo 2

Último Partido

Un baño de realidad
Torneo: Copa Libertadores

Equipo 1
Equipo 2

Último Programa

Tabla de Posiciones

# Equipo Pts PJ PG PE PP GF GC DIF
1 Estudiantes (LP) 3 1 1 0 0 3 0 +3
2 Lanus 3 1 1 0 0 4 2 +2
3 Patronato 3 1 1 0 0 2 0 +2
4 Newells 3 1 1 0 0 3 2 +1
5 Colon 3 1 1 0 0 2 1 +1
6 Godoy Cruz 3 1 1 0 0 2 1 +1
7 Huracan 3 1 1 0 0 2 1 +1
8 Gimnasia (LP) 1 1 0 1 0 2 2 0
9 Platense 1 1 0 1 0 2 2 0
10 Arsenal 1 1 0 1 0 1 1 0
11 Banfield 1 1 0 1 0 1 1 0
12 Boca Juniors 1 1 0 1 0 1 1 0
13 Central Cba (SdE) 1 1 0 1 0 1 1 0
14 San Lorenzo 1 1 0 1 0 1 1 0
15 Union 1 1 0 1 0 1 1 0
16 Argentinos 1 1 0 1 0 0 0 0
17 Independiente 1 1 0 1 0 0 0 0
18 Racing Club 1 1 0 1 0 0 0 0
19 Velez 1 1 0 1 0 0 0 0
20 Talleres (C) 0 1 0 0 1 2 3 -1
21 Def y Justicia 0 1 0 0 1 1 2 -1
22 River Plate 0 1 0 0 1 1 2 -1
23 Rosario Central 0 1 0 0 1 1 2 -1
24 Atl Tucuman 0 1 0 0 1 2 4 -2
25 Aldosivi 0 1 0 0 1 0 2 -2
26 Sarmiento (J) 0 1 0 0 1 0 3 -3

Compartir