facebooktwitter

VTEM Banners
VTEM Banners
VTEM Banners

Sin margen de error

Miércoles, 12 Abril 2017 23:11 Escrito por

Luego de dos participaciones consecutivas en la Copa Libertadores Racing trazó su horizonte deportivo con un objetivo de mínima: volver a la madre de las competiciones continentales. El 2016 fue irregular y la Sudamericana llegó como premio consuelo. Hoy, acceder a la cita mayor del continente parece una misión complicada. 

 


 

Las dos participaciones consecutivas en la Copa Libertadores despertaron el espíritu competitivo de un club que estuvo sumergido durante años en las peleas de promedios. Mientras tanto, estas citas eran habituales espectáculos semanales y parecían inalcanzables. Como todo, la estabilidad emocional trae equilibrio. Racing fue constante y por eso en 2015 y 2016 jugó el máximo certamen continental.

 

Claro que mientras lo hacía competía también a nivel local. El 2015 de Diego Cocca fue desgastante pero logró al menos obtener el pasaje para la edición de 2016. De yapa, lo hizo eliminando al rival de toda la vida. La era de Facundo Sava no tuvo la misma constancia, fue mas irregular y obtuvo el premio consuelo de clasificar a la Copa Sudamericana. O castigo, por terminar sexto en un grupo de 15 detrás de planteles menos relevantes.

 

Con todo, la participación en torneos continentales por tercer año consecutivo tiene una clara grieta establecida. De un lado están los que ponderan el hecho de seguir clasificando a estas competencias sin poner en consideración su mayor o menor envergadura y del otro aquellos que sostienen que clasificar a la Libertadores es un premio y la Sudamericana es un consuelo, o un castigo, en virtud de la posición por la cual se accede.

 

Racing debería dejar de lado la comparación con años anteriores para establecer como punto de partida "el como estábamos hace 10 años atrás" para comenzar a tomar parámetros mas elevados. No despreciar un torneo como la Copa Sudamericana pero si trazar el objetivo de mínima el poder clasificar a la Copa Libertadores.

 

 

Y teniendo en cuenta la actualidad del equipo es una tarea complicada la que tienen por delante Cocca y sus dirigidos. Los cinco equipos que hasta aquí estarían obteniendo el boleto a la próxima edición de la Copa Libertadores mantienen un andar sostenido. El líder Boca, sus perseguidores Newell´s, Estudiantes y San Lorenzo mas el resurgido River de Gallardo. De ganar el duelo pendiente ante Tigre, La Academia saltaría del noveno al sexto lugar, quedando a 2 puntos del Top Five. Pero a 4 del cuarto.

 

Por supuesto que este presente tiene poca responsabilidad del actual entrenador y mucha injerencia de la errática política deportiva que los dirigentes exhibieron con la salida de Sava, el interinato de Úbeda y la llegada de Zielinski. Futbolistas que no comprendieron el mensaje y puntos perdidos de local y visitante ante rivales de menor estatura conforman el actual estado de situación. Correr desde atrás para capturar un boleto al evento VIP del continente.

 

Hablar de fracaso en el fútbol muchas veces dispara los estados de ánimo. Ni hablar si estamos en un año eleccionario. Si parece mas adecuado, en caso de no obtener la tan ansiada clasificación a la Copa Libertadores, hablar de castigo. Porque aún con errores en la conformación del plantel Racing tiene material como para lograr ese objetivo. Y no hacerlo sería un castigo para dirigentes que dilataron la toma de decisiones por especular. Y ahora que la unidad de medida esta mas arriba, sería un castigo no jugar la Libertadores en 2018.

 

Paolo Cella

 

info@esperanzaracinguista.com

 

@Paolo_Cella 

 

Cuidar el capital

Miércoles, 29 Marzo 2017 20:20 Escrito por

EL DISPARADOR Hace tiempo que las divisiones inferiores de Racing dieron un giro respecto de su gestión. El club incluso comenzó a darle mayor espacio a los jóvenes futbolistas y la política deportiva viró en ese sentido. Con mas desarrollo en la teoría puesto que pocos lograron tomar notoriedad en el equipo de primera división. Algunos padecieron los contextos, otros no tuvieron el resguardo debido de los entrenadores de turno. Aún así, están los que se abren paso por peso propio y los que encuentran su  plataforma de lanzamiento en préstamos. La evaluación de esas situaciones es la que falta para mejorar el sistema.

 


 

Desde aquella generación que clasificó al mundial sub 20 de la categoría en Canadá con 5 futbolistas las divisiones inferiores de Racing comenzaron a tomar mayor trascendencia. A excepción de Gonzalo García, el resto tuvo carreras de mayor recorrido. Matías Sánchez, Claudio Yacob, Gabriel Mercado y Sergio Romero. Mas adelante la era de Zuculini, Fariña, Vietto, Centurión y De Paul, bajo el mando de Zubeldía conquistó a la prensa y a lo caza talentos. Ahora y aquí, Lautaro Martínez y Brian Mansilla ya son parte del plantel estable de Diego Cocca y titulares ante las ausencias de Acuña y Licha López. 

 

Lo que esta claro es que el trabajo en el Predio Tita Mattiussi sigue dando material. La evaluación que queda pendiente es poder tamizar y saber discernir entre aquellos que tienen potencial y a los que todavía les falta. Los préstamos asoman como una alternativa para tener activo el capital. Los casos de José Luis Gómez y Nicolás Oroz disparan el debate. El lateral del Granate, cedido por un par de temporadas, tiene una opción de compra que Lanús dice ejecutará en diciembre para quedarse con la ficha. Mientras Pillud divide las aguas el santiagueño ya formó parte de la selección olímpica y es pieza clave en el equipo de Almirón. Las características del último campeón potenciaron a Gómez. 

 

El caso de Oroz es parecido. Clave en Chacarita Juniors que pelea el ascenso en la Primera B Nacional, el 10 del equipo de Walter Coyette difícilmente regrese a Racing. El zurdo de San Luis es la manija de su equipo hace ya casi dos años. Mientras en la Academia no hubo recambio para Romero, en San Martín gozaron de sus cualidades. En ambos casos, de no regresar y obtener ventas que traigan el dinero deseado por Blanco y compañía, la jugada habrá sido capitalizada. La ficha de los futbolistas se re valorizan y no pierden ritmo tapados por los refuerzos.

 

También están los casos que por defectos en la relación Primera y Reserva pierden su terreno. Mariano Bareiro le hizo un "favor" a Sava jugando de lateral derecho en Tucumán. Improvisado y sin ensayo previo pagó saliendo del equipo y jugando casi poco y nada luego. Mientras tanto acumuló a Vismara, Cerro, Aued, Videla y ahora Meli. De haber habido una presencia que sirviera de nexo y advirtiera al entrenador de estas desiciones sobre el patrimonio de Racing se podrían haber evitado mercados de pases donde se acumuló cantidad y no calidad privando de proyectar a estos futbolistas que vienen de abajo.

 

El contexto en la llegada de Cocca en 2014 morigeró aquél pedido de "pone a los pibes". Se precisaba gente grande para levantar la peor campaña de la historia. Salvo Yonathan Cabral y el mencionado Oroz en un puñado de partidos, no hubo jugadores de inferiores que asomaran. Estaba Diego Milito, por supuesto. Pero es otra historia. En este nuevo ciclo Cocca parece haber abierto el juego para los chicos. A Martínez y Mansilla se acopló Cuadra. Braian Alvarez (ingresó unos minutos en Copa Sudamericana), Matías Escudero y Braian Guille también conviven con el plantel.

 

Lo fundamental será buscar un consenso en junio, donde la ventana del mercado de pases será mas amplia y esta inclusión no quede en una anécdota. También deberán tener la capacidad necesaria para  entener quienes están para pegar el salto y contener a aquellos que quizás deban buscar un horizonte diferente para sumar minutos. Esa tarea precisa de mucha dedicación y sabiduría. No basta con una foto y remarcar el sentido de pertencia. Eso se construye todos los días, con los que se quedan y con los que se van también.

 

Paolo Cella

 

info@esperanzaracinguista.com

 

 

@Paolo_Cella

 

Hay que jugar

Jueves, 16 Marzo 2017 22:55 Escrito por

Ahora que el fútbol argentino volvió a tener actividad el calendario comienza a mostrar sus limitaciones. Lo que debió comenzar a principios de febrero recién pudo iniciar casi promediando marzo. Por si fuera poco asoma la fecha de eliminatorias de cara al mundial de Rusia. La denominada "fecha FIFA" suele poner pausa en las competiciones a nivel clubes. Con excepción de algunos países, todas las ligas paran por 15 días. En Argentina, y como resultado de la tardía vuelta al ruedo, se optó por dar la alternativa de que cada club decida si quiere jugar. Racing, con Marcos Acuña abocado a las tareas del seleccionado nacional que dirige Edgardo Bauza, ya avisó que jugará su partido ante Godoy Cruz. Bienvenido el sentido común. 

 


 

Es indudable a esta altura la importancia de Marcos Acuña dentro del equipo que conduce Diego Cocca. La convocatoria a la selección nacional es el premio para un futbolista que tuvo una evolución notable desde que llegó a la Academia. Además, la presencia en el equipo de Messi y compañía sirve como plataforma para mostrarse ante los ojos del mundo mas allá de lo que hizo en Racing a nivel local e internacional disputando una Copa Libertadores. Cederlo provoca un vacío que el entrenador deberá suplir con trabajo y buen ojo para encontrar el reemplazante ideal. Pero después de casi 80 días sin fútbol jugar la fecha es lo que pide el sentido común. O al menos, si persiste la idea de que sea optativo para cada club, lo es que Racing juegue.

 

El fútbol argentino arrastró sus miserias durante todo el verano y dilató la toma de decisiones respecto de asuntos de gran importancia como la regularización de los salarios de los futbolistas o la disputa de poder entre los dirigentes. Esto condicionó el regreso de la competición local y mientras los días iban pasando el calendario comenzaba a tornarse apretado. Por una vez debería primar el criterio y si no es una cesión masiva de jugadores a las selecciones de cada país, jugar la fecha ayudaría a intentar completar el torneo dentro de los parámetros mas razonables. En el caso de Racing, y sin soslayar la importancia de Acuña, Cocca puede encontrar elementos para suplir su ausencia al menos por un partido.

 

Como consecuencia de esta convocatoria el entrenador de Racing alertó sobre la necesidad de jugar este domingo y no otro día frente a Belgrano. De haber postergado el duelo para el día martes hubieran sido dos los encuentros sin el ex volante de Ferro. Pero con la salvedad de que aquí se debía a que el equipo que hace las veces de local no podía presentar un campo de juego en condiciones. Aquellos casi 80 días sin fútbol parecen suficientes como para acondicionar el terreno del Mario Alberto Kempes o buscar otra sede dentro de la misma provincia de Córdoba para albergar el duelo entre Piratas y Académicos.

 

El punto de contacto entre estas dos situaciones es la necesidad imperiosa de no perder ritmo de juego y entender que los planteles necesitan continuidad. En el caso particular de Racing se valora la predisposición para no poner pausa durante la fecha de eliminatorias amén de la ausencia de Acuña y de hacer valer el cronograma establecido para disputar este fin de semana su partido ante Belgrano. Si entre todos empiezan a darle criterio a las decisiones que toman puede ser que veamos un fútbol menos caótico. Al menos en Racing colaboraron todos: jugadores, cuerpo técnico y dirigentes.

 

Paolo Cella

info@esperanzaracinguista.com

@Paolo_Cella

 

 

 

Opinión

La rueda de la fortuna

Los equipos y sus actualidades, marcan en muchos casos, la diferencia que puede obtener uno sobre el otro. En muchos casos, no en todos.

Próximo Partido

Fecha 06 Racing Club vs Unión de Santa Fe

Equipo 1


Lunes, 24 Septiembre 2018

19hs


Árbitro: A designar

TV: AM 540 y Racing 24

Torneo: Superliga Argentina

Equipo 2

Último Partido

Se aferra a la punta
Torneo: Superliga

Equipo 1
Equipo 2

Último Programa

Tabla de Posiciones

Compartir