facebooktwitter

Usted está aquí:Inicio > Noticias > Noticias de Hoy - Esperanza Racinguista
VTEM Banners
VTEM Banners
VTEM Banners
VTEM Banners
Martes, 20 Julio 2021 23:11

Un baño de realidad

Derrota de Racing en Avellaneda por 3 a 1 ante el San Pablo y despedida de la Copa Libertadores de América. Nunca tuvo el equipo de Pizzi la postura necesaria para asumir el rol que debía ante el escenario que se le presentó. Las razones serán muchas pero los avisos venían siendo también una constante. Sin audacia este deporte se transforma en un  suplicio. Una eliminación que debería hacer revisar el manual de procedimientos de la conducción del club.


Desde el comienzo nomás San Pablo se mostró muy convincente en su postura. Con la necesidad de marcar al menos un gol, el equipo de Hernán Crespo fue quien tomó las riendas del juego y ejerció el control del partido. Quizás la ventaja obtenida en Brasil con aquél gol de Copetti hizo que Racing fuera más pasivo de lo habitual. Pero este equipo nunca fue audaz en todo el ciclo. Por el contrario, se caracterizó por la excesiva cautela.

Así presentado el escenario, fue el visitante quién tuvo siempre más a mano la sensación de peligro en el arco contrario. Activos Rigoni y Benítez, bien ancho con Vinicius y Wellington, el tricolor puso más gente en campo rival durante los primeros 25 – 30 minutos. Tuvo sus chances de pelota parada, como  aquella que no llegó a conectar Miranda y salió besando el palo izquierdo, o el remate de Sara que Arias controló con la vista.

Racing era lo de siempre en todo el ciclo Pizzi. Envíos largos para que Copetti diera respiro a sus compañeros. Sin cambio de ritmo en la zona media, con dos volantes iguales en su condición, la pelota circula espesa, sin velocidad y se repite en lateralizaciones que no dan aceleración. Si a eso le sumamos que los posibles receptores son escasos, por la falta de movilidad, la cadencia se adueña de todo el equipo. Moreno, Miranda y Piatti conforman un medio campo de un andar sin sorpresa.

El gol de Rigoni al cierre del primer tiempo ya fue lo suficientemente severo como para recibir otro mazazo al regreso. El gol de Maquinhos al inicio del complemento sepultó las esperanzas racinguistas. Si hacer un gol para este equipo es una tarea compleja, convertir tres en menos de 45 se tornaba imposible. Analizar el pase de Sigali a su compañero, de espaldas y sin ventaja, pone en contexto la realidad de este equipo. Hace lo que puede, como si no tuviera un plan. El tercero de San Pablo destruyó cualquier atisbo de reacción más allá del descuento posterior de Javier Correa.

Racing no quedó eliminado hoy solamente. Venía postergando sus problemas con triunfos que disimulaban todos los defectos de un equipo que en 28 partidos no tiene un patrón de juego. El ciclo de Juan Antonio Pizzi esquivó los problemas varias veces, para patear hacia adelante los compromisos con el juego, el plan de acción y la competitividad bien entendida.

Los números podrán ser favorables, pero son simplemente eso, números. No tienen vida y su contenido es escaso ante el reflejo de lo que sucede en el campo. Con poca ambición hizo papeles aceptables y adormeció  a mentes afiebradas de conformismo y sedentarismo. Con la ventaja de haber obtenido aquél gol en el Morumbí, otra vez el escenario lo sobrepasó. Fueron River, Colón y hoy San Pablo, los que desnudaron todos los temores del cuerpo técnico y el poco relieve de un plantel mediano, quizás apto para el ámbito local, pero sin renovación para dar el salto internacional.

 

Racing dilapidó otra oportunidad de dar un paso adelante por seguir mirando el pasado oscuro como un ancla que le impide avanzar.

Paolo Cella

@EspeRacinguista

@Paolo_Cella

Publicado en Partidos
Martes, 13 Julio 2021 20:56

Buen paso por Brasil

Empate 1 a 1 entre San Pablo y Racing por la ida de los octavos de final de la Copa Libertadores de América. Fue una buena presentación de la Academia si uno toma como parámetro como llegó cada uno a esta cita en cuanto a rodaje. El empate deja la serie abierta para la revancha en Avellaneda pero con la sutil ventaja para los de Pizzi tras ese gol de Copetti. Queda la sensación que con  algo más de piernas se podía dar el golpe.


 

Si tomamos como parámetro lo poco que Racing se movió en este mercado de pases y que además el rival llegó con mucho más rodaje a este duelo, es positivo el desarrollo del partido para la Academia. Casi que no se notó esa falta de partidos oficiales, con más de 40 días entre la final ante Colón y este juego en el Morumbí ante el equipo de Hernán Crespo. Salvo por aquellos desajustes posteriores al gol de Vítor Bueno con la complicidad de Gabriel Arias, el equipo siempre dio la sensación de estar más cómodo en el duelo.

La duda se disipó rápido apenas inició el partido. Mauricio Martínez comenzó con marcador central con Leonardo Sigali y Nery Domínguez a sus costados. Racing partió con esa línea de tres para emparejar a Juan Cáceres y Eugenio Mena contra Igor Vinicius y Wellington.  Ambos partieron desde el 1-3-5-2, aunque el San Pablo puso a Rodrigo Néstor  e Igor Gomes a distinta altura de Eder, conformando a veces un tridente de ataque y otras dejando solo al experimentado atacante.

Desde ese pentagrama la música la puso Racing, con transiciones largas, imaginando un equipo local que buscaría darle velocidad al juego y sus ataques. Pero el equipo de Crespo estuvo atado, más retrasado de lo que se presume desde la verba de su entrenador, cultor del protagonismo y sobre todo teniendo en cuenta la localía. Pero fueron los de Pizzi, sin ser profundos, los que trazaron el marco de condiciones.

Lo único que podía romper el cero a esa altura era un accidente. Y llegó tras un error de alguien que no se equivocaba nunca. El desborde de Wellington le picó antes a Gabriel Arias y el arquero se pasó, dejando la pelota a merced de Vítor Bueno que solo tuvo que empujarla. De ahí en adelante diez minutos de confusión, un mano a mano insólito desperdiciado por los locales y algún remate de media distancia que contuvo el capitán de Racing.

Por suerte el equipo no prescindió de sus intenciones iniciales, sobrepasó el frente de tormenta y se paró otra vez en el punto de inicio. Así recuperó sobre el cierre del primer tiempo la compostura, volvió a pasarse seguido la pelota y cuando Copetti recibió de espaldas, perfilado para el centro, remató rasante para vencer a Volpi y empatar el partido. Fue justo, por lo preciso del momento y lo que había dado ese primer tiempo, que empatara Racing.

Para el complemento San Pablo asomó algo más ambicioso, unos metros más adelantados en el campo queriendo enviar una señal al rival. Todo fue pasajero porque Racing nuevamente comenzó a tomar contacto con la pelota y distribuirla más entre los de azul. Si este equipo tuviera algo más de ingenio o audacia, como usted prefiera, podría haberse traído algo más de su viaje a Brasil.

 

 

Lo pudo haber ganado con aquella de Eugenio Mena tras el desborde de Fabricio Domínguez, es verdad. Al menos comparado con lo que fue el cierre del primer semestre dio otras señales. Con un poquito más de piernas la historia pudo ser otra. Los cambios comenzaron a frenar el partido y a quitarle ritmo también. Por eso el complemento fue más cortado, sin tanta fluidez.

En siete días se viene la revancha, ahora a poner la cabeza en el estreno local ante Vélez.

 

Paolo Cella

@EspeRacinguista

@Paolo_Cella

Publicado en Partidos
Miércoles, 05 Mayo 2021 21:32

Cuando pende de un hilo mejora un poco

Racing y San Pablo empataron cero a cero en la tercera fecha del grupo E. El duelo disputado en Avellaneda no tuvo desequilibrio en la red pero si en las gargantas. Más hablado que jugado, sobre todo en el complemento, la Academia y el Tricolor quedaron a mano. Los de Pizzi mantienen el segundo puesto a resguardo pero los paulistas conservan la ventaja de dos puntos. El empate le cierra mejor al visitante tras un segundo tiempo en donde el local empujó algo más.


 

El primer tiempo de Racing ante San Pablo fue aceptable. Asumiendo los roles que cada uno tiene en este grupo E, la Academia se postuló combativo durante esta porción del partido. Es claro que el equipo que dirige Hernán Crespo tiene más notas de autor que la formación de Juan Antonio Pizzi, pero el duelo se sostuvo equilibrado. Cada uno tuvo sus chances, con los caminos establecidos en la previa según su plan de juego, pero al descanso marcharon en cero, a tono con el desarrollo.

El inicio encontró a los paulistas firmes en su intención de dominar las acciones, sobre todo cuando mezclaron Reynaldo, el lateral izquierdo en la línea de cuatro volantes, y Martín Benítez. Desde esa posición de mediocampista el ex Independiente funcionó mejor en el comienzo y puso a correr al marcador de punta que desbordó a Cáceres y tiró un centro al corazón del área donde Pablo la dejo pasar para la entrada de Luciano. La definición de zurda del atacante encontró las manos firmes de Gabriel Arias para despejar hacia el costado.

Tras ese anuncio del líder del torneo estadual Racing ajustó algunas cuestiones, presionó más adelante con la tensión que el contexto pedía para enfrentar este duelo. Otra vez tres centrales para darle más libertades a Juan Cáceres y Eugenio Mena en los duelos ante Reynaldo y Dani Alves respectivamente. Leonel Miranda e Ignacio Piatti sobre los internos Luan y Liziero para que Mauricio Martínez patrulle la zona central. Maximiliano Lovera jugó por dentro, para luego ir a la izquierda, aunque su punto de partida fue cerca de Iván Maggi.

La Academia encontró por la vía aérea la manera de llegar a Tiago Volpi. El centro con rosca de Lovera fue especialmente dirigido a Maggi quién la devolvió al palo opuesto, Novillo la estrelló en el travesaño y tras una pifia del atacante fue Sigali quien también tocó las puertas del gol al reventar su derechazo en el palo horizontal del arco. Línea y afuera. Pero por izquierda, con pelota detenida o la frecuencia de conexiones entre Mena y Lovera, Racing pensó sus caminos al gol.

Lo volvió a tener San Pablo con Reynaldo siendo profundo por izquierda pero sin resolución por dentro; Dani Alves probó también el travesaño local tras un tiro libre y del otro lado Miranda no pudo resolver una buena cesión de Cáceres tras marcarle el pase con una diagonal a espaldas de Bruno Alves, el central izquierdo de la defensa de Crespo. Se midieron, pudieron atacarse pero no se dominaron con suficiente fuerza como para ejercer más control sobre el juego. Al descanso se fueron con justeza en el cero.

El segundo tiempo no tuvo el mismo relieve que la primera parte. Más allá de no haber deslumbrado en aquel período, visitaron con mayor continuidad y riesgo las áreas. En el complemento el partido se jugó de tres cuartos a tres cuartos, entre gritos para pedir faltas o reclamarle todo a la autoridad chilena que condujo el arbitraje. En ese contexto Racing se empezó a sentirse a gusto con el trámite, alejando al equipo visitante del arco local, obligando a que cada posesión que pretendiera realizar la visita se diluyera por pelotazos sin destino o capturas en la zona alta propuestas por Racing.

 

Este desarrollo fue posible por un par de futbolistas que tuvieron una tarde noche seria, sin romper la cartelera pero al menos dándole un marco a su rendimiento que permite destacarlos y entender porque colectivamente fue parejo el andar académico. Desde la actividad de Leonel Miranda y una correcta asistencia de Mauricio Martínez en las coberturas, Racing pudo perfilarse mejor. Esta tarea poco vistosa permitió que los laterales y la línea de tres zagueros se pararan más cerca de la mitad de la cancha.

Claro que trasladar ese dominio territorial tiene una siguiente etapa para poder darle sentido a esa idea. Todo lo que Racing lograba desde el parado no tenía continuidad en ataque profundos o de riesgo. Por eso se repitieron los disparos de media distancia sin peligro para Volpi. Fueron tres consecutivos de Miranda, Martínez y Lovera en iguales intervalos de posesión que no encontraron receptores perfilados u ofertas de pase con tendencia al desequilibrio.

Los cambios refrescaron el ataque, sobre todo con el ingreso de Darío Cvitanich. Más apto para los duelos de espalda y con la experiencia para buscar las zonas donde encontrar espacios, el ex atacante de Banfield hizo lo suyo: aguanto para darle aire sus compañeros, jugó detrás de Leandro Godoy cuando el juvenil ingresó y encontró además los lugares para juntarse a tocar. En una de esas maniobras, la mejor del partido, triangularon Miranda, Cáceres y Darío que la metió al segundo palo donde Mena definía de pecho al gol. Anulada por fuera de juego del chileno esa acción ratificaba la tendencia de Racing con una predisposición más activa que San Pablo para el cierre del juego.

Lo tuvo al final Racing con la búsqueda área tras el cabezazo de Aníbal Moreno y el desvío para que Godoy tuviera el agónico triunfo pero Volpi emergió como un gigante arquero de handball para estirar su cuerpo y achicar la visión del atacante local. Hubiera sido el undécimo grito al filo del cierre en el ciclo y tres puntos que tendrían un peso de mucho kilaje para una semana muy hablada.

Por los antecedentes de este equipo (el de Pizzi) y su rival, es un contenido para mensurar y analizar con justeza. Racing mostró una imagen que es casi inédita en este ciclo de no ser por aquél duelo ante Colón y los 20 minutos iniciales ante Sporting Cristal. Darle continuidad a esta intensidad y profundizar la búsqueda para otorgarle mejores herramientas al equipo será tarea para los espacios que quedan entre partido y partido.

Racing no tiene tiempo de pensar en lo que pudo haber sido si alguna de las que tuvo entraba, el domingo cambia de competencia y necesitará mucho de lo que hoy hizo bien y sumarle creatividad a esos matices destacables porque deberá ganar y por un margen de dos goles al menos para empezar a creer en los cuartos de final de la Copa de la Liga. San Pablo fue una unidad de medida con calibre para creer que algo puede cambiar, si es que aún queda tiempo.

Paolo Cella

@EspeRacinguista

@Paolo_Cella

Publicado en Partidos

Racing igualó 0 a 0 frente a San Pablo en Avellaneda.

Publicado en Actualidad
InicioAnterior12SiguienteFinal
Página 1 de 2

 

Opinión

La comodidad desespera

Opina:

Racing quedó eliminado de la Copa Argentina y su andar deportivo en este 2021 continúa en picada. Con un plantel de vuelo bajo, sostenido por los emblemas del ciclo Coudet que mantienen la competencia digna, la Academia detonó su estabilidad…

Próximo Partido

Fecha 18

Equipo 1


Sábado, 23 Octubre 2021

20:15


Árbitro: A confirmar

TV: Youtube: Esperanza Racinguista

Torneo: Torneo Socios

Equipo 2

Último Partido

No levanta cabeza
Torneo: Torneo Socios 2021

Equipo 1
Equipo 2

Último Programa

Tabla de Posiciones

 

# Equipo Pts PJ PG PE PP GF GC DIF
1 River Plate 30 14 9 3 2 28 11 +17
2 Talleres (C) 29 14 9 2 3 22 13 +9
3 Estudiantes (LP) 26 15 7 5 3 24 15 +9
4 Lanus 26 14 8 2 4 24 20 +4
5
 
Velez
24 15 6 6 3 21 11 +10
6 Independiente 23 14 6 5 3 16 13 +3
7 Huracan 22 15 5 7 3 12 9 +3
8 Godoy Cruz 21 14 6 3 5 25 20 +5
9 Argentinos 21 14 5 6 3 12 8 +4
10 Boca Juniors 21 14 5 6 3 12 10 +2
11 Colon 20 14 5 5 4 10 15 -5
12 Racing Club 19 14 4 7 3 11 7 +4
13 Def y Justicia 18 14 4 6 4 16 12 +4
14 Union 18 15 5 3 7 15 20 -5
15 Rosario Central 17 15 5 2 8 20 21 -1
16 San Lorenzo 17 14 4 5 5 12 15 -3
17 Gimnasia (LP) 17 14 4 5 5 11 15 -4
18 Platense 16 15 3 7 5 17 19 -2
19 Sarmiento (J) 16 14 4 4 6 12 16 -4
20
 
Newells
16 15 4 4 7 16 22 -6
21 Atl Tucuman 16 14 4 4 6 12 18 -6
22 Patronato 15 14 3 6 5 10 14 -4
23 Banfield 14 14 2 8 4 10 13 -3
24 Aldosivi 13 14 4 1 9 16 26 -10
25 Central Cba (SdE) 11 15 2 5 8 15 22 -7
26 Arsenal 11 14 2 5 7 6 20 -14

Compartir