facebooktwitter

Usted está aquí:Inicio > Paolo Cella - Esperanza Racinguista
Paolo Cella

Paolo Cella

Periodista Deportivo

Lunes, 22 Mayo 2017 20:40

Una realidad pisoteada

La caída en el clásico despertó las alarmas. Perder esa clase de partidos siempre impacta sobre la realidad de un equipo. Pero la derrota en Rosario tuvo condimentos adicionales que agravan aún mas el momento de Racing. La fecha se prestaba para que una victoria re localizara al equipo en la búsqueda de las copas internacionales. No hubo respuestas y eso es, además de lo futbolístico, lo que comienza a preocupar. No es momento de atarse a lo que pasó sino a pelear por lo que falta. 

 


 

Racing entregó una pésima imagen en Rosario. Apenas intentó durante los primeros minutos debatirle las condiciones del partido a Central. Pero el Canalla terminó por imponer su postura y tras el gol de Teófilo Gutierrez el equipo de Diego Cocca perdió la compostura, cedió en su intento por preocupar al equipo de Montero y cayó en las dudas que le genera el momento desparejo de su plantel. Y aquí está la clave de todo este asunto que envuelve a Racing. Desde que volvió el entrenador campeón en 2014 cada una de sus individualidades que se destacaban por su presente se vieron afectas por lesiones o sus ausencias que tomaron una relevancia notable, y esto afectó al juego del equipo.

 

No es excusa ni prescinde de responsabilidades al entrenador. Sin ir mas lejos los dos refuerzos que llegaron en el último mercado de pases fueron al banco ante Independiente y Rosario Central. Pero el des balanceo que tiene la nómina de Diego Cocca no ayuda para encontrar soluciones en otros lugares. Y para colmo algunos futbolistas arrastran rendimientos de bajo vuelo, que de no ser por el vínculo sentimental que genera aquella alegría en 2014, deberían haber sido reemplazados hace tiempo. Cuando tuvo a los atacantes disponibles la disparidad de jerarquía con la  defensa disimuló este déficit. Pudo disimular la ausencia de Lisandro con el despegue de Lautaro, pero Martínez se fue al mundial mientras López y Bou conviven con sus dolencias o falta de ritmo. Y en la previa del clásico se cayó Acuña.

 

Los números de Racing en este 2017 disimulan todo esto. Los 7 triunfos en 11 partidos no parecen reflejar esta realidad caótica que se puede leer o escuchar en el ambiente interno. Pero el condimento de un año que definirá en las urnas el futuro político del club suma para esta vertiginosa realidad donde el pedido de limpieza, que Cocca ponga a los pibes, que Blanco gaste toda la que tiene y demás cuestiones afloren como nunca y le agreguen algo mas de ruido a una cuestión que es exclusivamente futbolística. El resultado de una mala planificación allá por junio de 2016 donde la dirigencia dudó de Sava, especuló con su continuidad, incorporó sin un criterio claro para conformar el plantel y contrató a una semana del inicio del campeonato a un técnico, Zielinski, mas por necesidad que por convicción. Aún así el peso de ciertas individualidades sostiene a Racing en lo deportivo.

 

Por eso y mas allá de que este plantel esta sufriendo el desgaste lógico del paso de los años, son ellos los que deberán revertir el rumbo de Racing de aquí al final de campeonato. No servirá de nada adelantar los procesos de crecimiento de los futbolistas de reserva ante semejante desafío. Porque acceder a la próxima edición de la Copa Libertadores es el objetivo de máxima que tiene Racing de aquí en adelante. Quedan 15 puntos en juego, está a 3 unidades de los puestos de copa y debe cruzarse aún con Colón, Banfield, River y San Lorenzo. No parece ser el mejor escenario para barrer con el plantel y poner a los futbolistas que gestiona Fleita. No merecen tampoco ser víctimas de un pedido acelerado. Cargarles tamaña responsabilidad es injusto.

 

Ya lo dijo Víctor Blanco en la semana. No clasificar a la Copa Libertadores sería un fracaso. Y esa misión es responsabilidad de quienes hasta aquí la vinieron llevando. El plantel actual, con sus limitaciones de conformación y recambio de escasa jerarquía. A fin de temporada será el momento de no repetir el error de traer por traer e incorporar refuerzos que aporten un salto de calidad.  

 

Paolo Cella

 

info@esperanzaracinguista.com

 

@Paolo_Cella

 

 

Miércoles, 10 Mayo 2017 20:57

Recuperar la esencia

El domingo a las 19 horas Racing e Independiente se darán cita para una nueva edición del Clásico de Avellaneda. Con apenas 4 puntos de diferencia en la tabla de posiciones se verán en un duelo que los encuentra revitalizados aunque por distintos motivos. Lo que mas nos importa es entender el presente que vive el equipo de Diego Cocca para poder asumir con lujo de detalles el compromiso del próximo fin de semana. La medida de Gimnasia no parece ser tal como para dar por sentado que aquél partido le dio respuestas al entrenador. Pero si alcanza para comprender lo que precisa la Academia: recuperar la esencia.

 


 

La previa de los clásicos suelen prescindir de los antecedentes. Sobre todo de los inmediatos. Como llegan unos y otros, de que manera y con que semblante. Esta claro que los últimos partidos han sido de saldo favorable para Racing si se toma en cuenta que a pesar de una derrota allá por 2015 se dejó al rival de siempre afuera de una competencia internacional. En ese punto es donde el recuerdo pesa mas que lo inmediato, el resultado del último fin de semana. Lo que no se debe soslayar sin embargo es como llegan respecto al juego y la búsqueda de cada cuerpo técnico.

 

En el caso de Racing, Diego Cocca atraviesa un proceso de re ordenamiento táctico tras la caída sin atenuantes y con feos síntomas frente a Temperley. El entrenador movió un par de piezas en defensa y el medio campo y el equipo esbozó un orden que no tenía a pesar de sumar mas victorias que derrotas en este 2017. El equipo gozaba de un potencial ofensivo letal que cuando no era efectivo veía como se derrumbaba todo como un castillo de naipes por los desajustes defensivos. Hacia allí fue el entrenador en búsqueda de los ajustes necesarios, la inclusión de Videla le permitió cubrir mejor los espacios y ofrecer mejores garantías defensivas.

 

Este período de búsqueda no tuvo mas ensayos previos que aquellos 90 minutos ante el equipo platense en el Cilindro. Lo siguiente es el partido mas importante del campeonato. El clásico. Frente a un rival que llega en alza, ganando de visitante con una contundencia poco habitual pero padeciendo los encuentros como local donde los empates lo estancan en su crecimiento. Ariel Holan ha podido darle su sello a su equipo y llega, desde ese punto de vista, con un mejor semblante. Cocca recién pudo ver algo de lo que pregona respecto de como le gustan sus equipos este último fin de semana.

 

Por eso será clave que Racing recupere esa esencia que empezó a mostrar frente a Gimnasia. El orden defensivo que permita explotar la mayor virtud del equipo: su ataque. Regresa Gustavo Bou para acompañar a Lisandro López en el ataque. Parece que la lesión de Acuña será cubierta con Cuadra, un atacante que puede arrancar desde ese costado para llegar con sorpresa. Si Cocca logra transmitir ese mensaje y Racing sostiene la postura de los últimos clásicos será mucho mas factible conseguir una victoria. Tiene material para hacerlo y solo debe recuperar la memoria.

 

Paolo Cella

info@esperanzaracinguista.com

@Paolo_Cella

Domingo, 07 Mayo 2017 10:42

Videla y el equilibrio

EL DESTACADO El regreso de Ezequiel Videla dejó material para el análisis. Su actuación no rompió el molde como para señalarlo figura del partido. Pero sí ayudó a corregir algunos defectos tácticos que Racing venía arrastrando en esa zona de la cancha. Con orden y sentido de la ubicación hizo mas prolijo el retroceso del equipo y las coberturas de los espacios fueron mas saludables. A veces para jugar al fútbol no hace falta correr mucho sino hacerlo bien. Pensando a futuro, el ensayo de Diego Cocca dejó señales positivas. 

Domingo, 30 Abril 2017 12:48

Renovación

EL DESTACADO Racing cayó sin atenuantes frente a Temperley. Fue goleado y por momentos bailado. El equipo de Álvarez desnudó todas las falencias defensivas de la Academia. Los de Cocca venían maquillando estos defectos a puro triunfo. Pero cuando los de arriba no están finos, las consecuencias son fatales para las aspiraciones albicelestes. Lo que urge de cara a junio, cuando el mercado de pases sea amplio y a gusto, es una renovación profunda. Porque depender siempre del poder de ataque de los delanteros es un riesgo que no siempre será favorable.

 


 

Anoche Racing padeció la diferencia entre un ataque de jerarquía que puede tener una mala noche y una defensa que suele tener actuaciones deficitarias. Cuando Bou, López, Martínez o quién sea no tienen esa habitual efectividad la Academia pende de un hilo. Atrás, con Sava, Zielinski o Cocca, el equipo no tiene la misma estatura que adelante. Y los rivales, de mayor o menor envergadura, le complican la vida. Lo hizo Atlético Tucumán hace siete días, acaso como un aviso de lo que sucedería en el Beranger. Racing no corrigió defectos, los potencio. Y el resultado esta a la vista.

 

Es llamativo que toda la defensa cambie. Vittor y Barbieri durante el verano fueron los centrales. La llegada de Torsiglieri quitó al ex Defensores de Belgrano para que el Chino y el ex Boca conformen la zaga. La lesión de Vittor le dio una nueva oportunidad a Barbieri. Con Grimi en plena recuperación Insúa y Álvarez se turnan en el lateral izquierdo. El único que nunca sale es Pillud. Y anoche, otra vez, sus espaldas fueron un pase libre. Con Meli o Gastón Díaz como cobertura por delante. Las libertades de los rivales para atacarlo son habituales, su rendimiento siempre es cuestionado. Pasan los entrenadores pero Pillud juega.

 

Al margen de este nombre en particular, ningún componente defensivo de Racing ha logrado dar garantías de confianza. Todos están en deuda y el diagnóstico es claro: Racing deberá invertir en reforzar esa zona de la cancha como nunca. Cocca cambia y trabaja para encontrar una solución pero no da pie con bola. Cada partido el equipo pierde por arriba o por abajo ante rivales de menor estatura, física y futbolística. Anoche le llegaron fácil, igual que ante los tucumanos. Cuando no es el arquero, exento ayer de cualquier responsabilidad, son los defensores.

 

El refrán futbolero dice que "no hay mejor defensa que un buen ataque". Anoche Racing no tuve ese buen ataque y quedó indefenso. Centrales que no dan la estatura o no dan a basto para tapar las macanas de sus compañeros, los laterales tampoco aportan soluciones y el medio, sino contiene, da vía libre para que la defensa reciba sin oposición. Con todo, quedó claro lo que deberá hacer la dirigencia y el cuerpo técnico de aquí a junio, buscar soluciones para un sector de la cancha que hace rato no da garantías. La foto que ilustra esta nota resume el pedido: renovación.

 

Paolo Cella

info@esperanzaracinguista.com

@Paolo_Cella 

 

Domingo, 23 Abril 2017 00:19

100 veces Acuña

EL DESTACADO Racing venció a Atlético Tucumán 4 a 3 y continúa su camino victorioso. Sin terminar de redondear un partido perfecto, la Academia suma y sube en la tabla. Como el partido, los rendimientos individuales fueron discontinuos. Cada segmento del partido tuvo ráfagas de actuaciones sobresalientes. Pero la tarde era especial para uno en particular. Marcos Acuña, que llegó a los 100 partidos con la camiseta celeste y blanca, completó un segundo tiempo para comprender porque el idilio de la gente con él es tal. Su apodo y su juego, una constante.

 


 

 

El primer tiempo de Acuña no fue lo que acostumbra a dar el ex Ferro Carril Oeste. Mientras Racing dominaba, hasta el primer empate tucumano, el Huevo estaba impreciso, no era importante por la banda izquierda y perdía la espalda en varias oportunidades. A las cualidades de 17, además de su juego, acostumbramos a sumarle la cuota de trabajo defensivo. Poca colaboración con Insúa y por allí llegaron un par de desbordes. La pelota parada, su especialidad desde que arribó al club, le permitió sumar una asistencia para el gol de Barbieri.

 

Pero en el complemento apareció la versión mas constante de Marcos Acuña. Incansable por la banda izquierda, con el ida y vuelta habitual, comenzó a tomar mayor participación en el juego. Mientras Atlético Tucumán manejaba la pelota, desde su zurda salía lo mejor de Racing. La jerarquía de Acuña, Bou y el trabajo de González, sostenían a la Academia en ventaja. Otra vez la pegada del Huevo apareció para encontrar a Torsiglieri en el corazón del área. Desde que llegó en 2014 cada acción de balón parado tiene su impronta.

 

Llegar a los 100 partidos con la camiseta de Racing es todo un privilegio. Pero mas lo es el contenido de ese recorrido. Venir del ascenso y convertirse en pieza clave de un equipo en tan poco tiempo no es sencillo. La evolución de Acuña a sido notable y influencia en el juego es notable. Hoy, junto a Lisandro y Bou, es uno de los tres futbolistas mas importantes del plantel. Quizás de los pocos que no tenga reemplazo. Su crecimiento lo catapultó a la selección nacional y muy probablemente tenga destino europeo. El segundo tiempo de ayer fue importante para darle respiro a Racing.

 

La frutilla del postre hubiera sido su gol. Tuvo la chance cuando desparramó un par de rivales por el piso y encaró a Lucchetti. Mano a mano con el arquero del Decano quiso picar la pelota pero el ex Banfield le adivinó la intención. Aún con un tiempo de ventaja le alcanzó para convertirse en el hombre mas importante del partido. Algunos pasajes de Lautaro, el Pulo González, Aued o la cuota goleadora de Bou podían arrebatarle el trono. Pero el centenar de partidos merecían una reivindicación como la que llegó en el complemento. 

 

Paolo Cella

info@esperanzaracinguista

@Paolo_Cella

 

Miércoles, 12 Abril 2017 23:11

Sin margen de error

Luego de dos participaciones consecutivas en la Copa Libertadores Racing trazó su horizonte deportivo con un objetivo de mínima: volver a la madre de las competiciones continentales. El 2016 fue irregular y la Sudamericana llegó como premio consuelo. Hoy, acceder a la cita mayor del continente parece una misión complicada. 

 


 

Las dos participaciones consecutivas en la Copa Libertadores despertaron el espíritu competitivo de un club que estuvo sumergido durante años en las peleas de promedios. Mientras tanto, estas citas eran habituales espectáculos semanales y parecían inalcanzables. Como todo, la estabilidad emocional trae equilibrio. Racing fue constante y por eso en 2015 y 2016 jugó el máximo certamen continental.

 

Claro que mientras lo hacía competía también a nivel local. El 2015 de Diego Cocca fue desgastante pero logró al menos obtener el pasaje para la edición de 2016. De yapa, lo hizo eliminando al rival de toda la vida. La era de Facundo Sava no tuvo la misma constancia, fue mas irregular y obtuvo el premio consuelo de clasificar a la Copa Sudamericana. O castigo, por terminar sexto en un grupo de 15 detrás de planteles menos relevantes.

 

Con todo, la participación en torneos continentales por tercer año consecutivo tiene una clara grieta establecida. De un lado están los que ponderan el hecho de seguir clasificando a estas competencias sin poner en consideración su mayor o menor envergadura y del otro aquellos que sostienen que clasificar a la Libertadores es un premio y la Sudamericana es un consuelo, o un castigo, en virtud de la posición por la cual se accede.

 

Racing debería dejar de lado la comparación con años anteriores para establecer como punto de partida "el como estábamos hace 10 años atrás" para comenzar a tomar parámetros mas elevados. No despreciar un torneo como la Copa Sudamericana pero si trazar el objetivo de mínima el poder clasificar a la Copa Libertadores.

 

 

Y teniendo en cuenta la actualidad del equipo es una tarea complicada la que tienen por delante Cocca y sus dirigidos. Los cinco equipos que hasta aquí estarían obteniendo el boleto a la próxima edición de la Copa Libertadores mantienen un andar sostenido. El líder Boca, sus perseguidores Newell´s, Estudiantes y San Lorenzo mas el resurgido River de Gallardo. De ganar el duelo pendiente ante Tigre, La Academia saltaría del noveno al sexto lugar, quedando a 2 puntos del Top Five. Pero a 4 del cuarto.

 

Por supuesto que este presente tiene poca responsabilidad del actual entrenador y mucha injerencia de la errática política deportiva que los dirigentes exhibieron con la salida de Sava, el interinato de Úbeda y la llegada de Zielinski. Futbolistas que no comprendieron el mensaje y puntos perdidos de local y visitante ante rivales de menor estatura conforman el actual estado de situación. Correr desde atrás para capturar un boleto al evento VIP del continente.

 

Hablar de fracaso en el fútbol muchas veces dispara los estados de ánimo. Ni hablar si estamos en un año eleccionario. Si parece mas adecuado, en caso de no obtener la tan ansiada clasificación a la Copa Libertadores, hablar de castigo. Porque aún con errores en la conformación del plantel Racing tiene material como para lograr ese objetivo. Y no hacerlo sería un castigo para dirigentes que dilataron la toma de decisiones por especular. Y ahora que la unidad de medida esta mas arriba, sería un castigo no jugar la Libertadores en 2018.

 

Paolo Cella

 

info@esperanzaracinguista.com

 

@Paolo_Cella 

 

 

Opinión

El peor desenlace

Opina:

Racing dilapidó en cuatro días un capital que supo construir durante casi 5 meses. El primer período de Coudet no merecía un cierre como este. Fatigado, el equipo llegó sin respuestas físicas y futbolísticas. Entre lunes y jueves acumuló dos…

Próximo Partido

Racing Club vs. Arsenal

Equipo 1


Miércoles, 09 Mayo 2018

17:45


Árbitro: Jorge Baliño

TV: TNT Sports

Torneo: Superliga Argentina Fecha 25

Equipo 2

Último Partido

La noche triste
Torneo: Superliga

Equipo 1
Equipo 2

Último Programa

Tabla de Posiciones

<iframe src="http://almacendedatos.com.ar/futbol/?fuente=Montserrat&tam=14px" frameborder="0" width="100%" height="700"></iframe>

 

Compartir